Capacitación en salud y seguridad: la información más importante

Es deber de todo empleador proporcionar condiciones de trabajo seguras e higiénicas a las personas que emplea en su empresa. El empleador también está obligado a capacitar a sus empleados en este sentido. Cada empleado, a su vez, independientemente de la naturaleza del trabajo que realice, está obligado a cumplir estrictamente con las normas de salud y seguridad, lo que le permitirá realizar con seguridad las tareas asignadas. El Código del Trabajo obliga al empleador a realizar capacitaciones sobre salud y seguridad a las personas empleadas en su empresa, no solo antes de comenzar a trabajar, sino también durante el empleo. También vale la pena mencionar que el propio supervisor también debe recibir capacitación en salud y seguridad. Las sesiones de capacitación en seguridad y salud se realizan durante las horas de trabajo y corren a cargo del empleador. La formación en seguridad y salud en el trabajo se puede dividir en dos grupos: inicial y periódica. Los programas de formación son desarrollados directamente por el director de la empresa o una unidad organizativa en convenio con él, que realiza actividades de formación en esta materia. ¿Cuándo hay que realizar el curso de Seguridad y Salud en el Trabajo? ¿Quién exactamente está obligado a asistir a un curso de este tipo? ¿Cuál es la diferencia entre entrenamiento inicial y periódico? Las respuestas a estas y otras preguntas se pueden encontrar en el siguiente artículo. 

¿Quién está sujeto a la formación en SSO? 

La formación en el campo de la salud y la seguridad en el trabajo está sujeta a todas las personas empleadas, incluidos los estudiantes y aprendices de las escuelas de formación profesional, que realicen prácticas en un lugar de trabajo determinado. Las excepciones son las personas que comienzan a trabajar en el mismo puesto, que ya estaban trabajando para el mismo empleador, inmediatamente antes de firmar el siguiente contrato. Un ejemplo de tal excepción puede ser la conclusión de un contrato por un período indefinido después del final del período de prueba (por supuesto, con el mismo empleador).  

Entrenamiento inicial 

La condición para la admisión al trabajo de una persona nueva es su formación inicial en seguridad y salud en el trabajo. De acuerdo con la ley vigente en Polonia, todos los empleados deben someterse al proceso de capacitación en salud y seguridad. La naturaleza y el curso de tal curso depende no solo de la posición, sino también de otras circunstancias igualmente importantes. Por lo tanto, el requisito para realizar la formación inicial en salud y seguridad incluirá: 

  • las personas de nuevo ingreso que deben pasar por este proceso antes de iniciar sus funciones; 
  • personas que cambian de puesto de trabajo dentro de una empresa dada (la naturaleza del trabajo también cambia); 
  • todos los empleados que, debido a cambios en la tecnología, cambios en las herramientas u otros factores, deben cambiar la forma en que desempeñan sus funciones actuales. 

La formación inicial consiste en formación general y en el lugar de trabajo. La instrucción general le permite familiarizarse con las disposiciones de salud y seguridad en el trabajo, definidas por el Código del Trabajo, así como con los reglamentos laborales, vigentes en una empresa determinada. Como parte de la instrucción general, el empleado también debe familiarizarse con los principios de primeros auxilios.  

Las personas que pueden realizar esta formación son: 

  • personas que realizan las tareas del servicio de seguridad y salud (empleadas en un lugar de trabajo determinado); 
  • el empleador (siempre que él mismo realice las tareas del servicio de salud y seguridad); 
  • empleados calificados del servicio de SST; 
  • empleados que trabajan en un lugar de trabajo determinado que tienen el conocimiento y la experiencia adecuados para realizar el curso de manera confiable (deben tener un certificado válido de finalización de la capacitación necesaria en salud y seguridad). 

La formación en el puesto de trabajo debe estar precisamente relacionada con el entorno laboral de una persona determinada. La tarea principal de dicha formación es familiarizar a los participantes con el entorno de trabajo y las oportunidades disponibles para el desempeño seguro de sus funciones. Los participantes también se familiarizan con las amenazas relacionadas con el puesto que ocupan, y cómo protegerse contra ellas. Cabe mencionar que es importante que una persona que desempeñe funciones en varios puestos realice varias capacitaciones laborales apropiadas para cada uno de ellos. Si hay cambios significativos dentro de un puesto determinado, el empleado debe realizar un curso adecuado a las condiciones de trabajo modificadas. Tal formación puede ser realizada por: el empleador y la persona que supervisa el trabajo de otros, designados por el superior. 

Dicha formación debe completarse con la comprobación de los conocimientos y habilidades en el ámbito del trabajo realizado de acuerdo con los principios aprendidos. Esta es la base para permitir que una persona que participa en la capacitación trabaje en un puesto determinado. También vale la pena mencionar que en ambos casos, los instructores deben tener la experiencia requerida y deben estar debidamente capacitados para hacerlo. 

 

Entrenamiento periódico 

Este tipo de curso ya se lleva a cabo durante el empleo. La formación periódica en materia de seguridad y salud tiene como finalidad sistematizar los conocimientos previamente adquiridos y actualizarlos con las nuevas normativas. La primera capacitación periódica debe realizarse dentro de los 12 meses posteriores al inicio del trabajo en un puesto determinado, esto se aplica a:  

  • personas empleadas en puestos de cuello azul, 
  • empleados técnicos y de ingeniería, 
  • diseñadores, tecnólogos, 
  • organizadores de producción, 
  • constructores de máquinas y dispositivos técnicos 
  • personas que realizan las tareas de los servicios de salud y seguridad y relacionadas con la responsabilidad en el campo de la salud y la seguridad, 
  • trabajadores administrativos y de oficina 
  • los restantes - antes no tenidos en cuenta, que están asociados a la exposición a factores nocivos, onerosos o peligrosos.  

La situación es ligeramente diferente en el caso de los empleadores y otras personas que manejan empleados (gerentes, capataces). En su caso, la primera capacitación periódica debe realizarse dentro de los 6 meses posteriores al inicio del trabajo en un puesto determinado. El curso periódico de seguridad y salud en el trabajo finaliza con un examen del que es responsable el organizador del curso. La finalización de dicha formación se confirma mediante un certificado especial, que debe conservarse en la parte B de los archivos personales del empleado.  

También vale la pena recordar que lo que distingue a la formación periódica de la formación inicial es que no tiene por qué ser realizada por personas que tengan un certificado vigente de haber realizado dicho curso en su lugar de trabajo anterior o que lo hayan realizado en el período de 6 a 12 años. meses en un puesto similar al actual. Además, a partir del 1 de enero de 2019, los empleados administrativos y de oficina que desempeñen sus funciones en un centro de trabajo cuya actividad predominante no esté definida como superior a la tercera categoría de riesgo laboral también están exentos de los cursos periódicos. Estamos hablando aquí de, por ejemplo, actividades relacionadas con la cultura, el entretenimiento, los seguros o las actividades financieras. 

La frecuencia de realización de cursos periódicos de SST depende principalmente del tipo de trabajo realizado y de las condiciones en las que se desarrolla. Los puestos directivos requieren dicha formación, entre otras. una vez cada 5 años. En el caso de los puestos de trabajadores, los cursos periódicos deben realizarse cada 3 años, y los puestos expuestos a peligros especiales requieren capacitación, al menos, una vez al año.