¿Cuál es la estructura del quemador?

El corte con gas implica llevar el metal a la temperatura. Se quema al contacto con el quemador y luego se volatiliza como óxido de metal. Los quemadores correctamente diseñados pueden mezclar proporciones específicas de gas combustible con oxígeno. Como gas combustible se utilizan materiales como propano-butano y acetileno. El corte con acetileno es un método extremadamente efectivo debido a sus propiedades a altas temperaturas. Su ventaja adicional es la movilidad, alta calidad de corte de metales y la opción de mecanizar los procesos de corte con su uso. Este método se utiliza en muchas industrias, incl. en pequeños talleres o grandes naves de producción. El corte por gas se puede utilizar para mecanizar hierro fundido, bronce, latón, acero y diversas aleaciones metálicas. Además, para soldar, calentar y quemar.

 

La soldadura a gas consiste en calentar el material procesado a la temperatura adecuada por medio de una llama, para que se degrade y cambie su estado de agregación. Gracias a esto, es posible unir o separar de forma permanente elementos de acero con un espesor de hasta 300 mm. Un tipo de soplete correctamente seleccionado es responsable del efecto y la calidad del corte. El quemador más pequeño es la corriente más pequeña. Esto significa más precisión. Los sopletes se utilizan tanto para cortar como para soldar. Sin embargo, no todos los metales son adecuados para este método. Los metales vulnerables son: bronce, latón, fundición, hierro, tungsteno y titanio.

 

El corte por plasma, por otro lado, tiene como objetivo fundir y expulsar el metal del espacio de corte utilizando un arco eléctrico altamente concentrado con un alto valor de energía cinética, que brilla entre el elemento cortado y el electrodo no consumible. El plasma es producido por la antorcha. Pasar una corriente de gas comprimido a través de un arco eléctrico causa ionización y produce un flujo a través de una alta concentración de energía. La boquilla de la antorcha enfoca el arco de plasma. Las paredes de la tobera se enfrían y hacen que la columna se estreche. Este método utiliza la alta temperatura en el núcleo del arco de plasma y la velocidad extremadamente alta del chorro. Esto hace que el material se derrita y salga disparado del espacio.

El aire es un gas de uso frecuente en este proceso. En los aparatos de mayor potencia se utiliza principalmente hidrógeno, argón, dióxido de carbono, nitrógeno y mezclas argón-helio o argón-hidrógeno. El chorro de plasma puede cortar materiales que son eléctricamente conductores y están hechos de cobre, aluminio y sus aleaciones, latón, aceros aleados o al carbono y hierro fundido.

 

Las ventajas del corte por plasma incluyen: pequeña área de influencia de corte, buena calidad superficial, pequeño espacio, perforación rápida, automatización de procesos simple, rango de espesor de corte de 0,5 mm a 160 mm, corte vertical eficiente, baja deformación térmica, velocidad de corte aproximadamente 6 veces más rápida que en el caso de gas de corte a base de oxígeno, influencia de baja temperatura en el elemento y sin sobrecombustión de materiales delgados. Las principales desventajas incluyen cambios en el área de impacto del corte, ruido (no aplicable al corte bajo el agua), fuerte radiación UV, dificultades para mantener los bordes perpendiculares, así como una alta cantidad de humos y gases nocivos para la salud. .