Instalador fotovoltaico - características del trabajo

Examen realizadoCon el desarrollo de la tecnología y la industria, han surgido nuevas profesiones sin precedentes. Muchos hemos oído hablar de la energía fotovoltaica, pero para instalar esta tecnología se necesitan personas cualificadas que hayan recibido la formación adecuada. No es diferente al trabajo de un instalador fotovoltaico, cuyas funciones y características laborales abordaremos hoy. Sin embargo, conviene explicar previamente qué es la fotovoltaica, cómo funciona y dónde se utiliza. La técnica consiste en convertir la energía solar en corriente eléctrica. Esto se hace mediante el llamado fenómeno fotovoltaico. Los costes de la utilización de la energía fotovoltaica son bastante elevados, pero no dejan de disminuir. Ya están en marcha nuevas soluciones más baratas. Las ventajas de esta tecnología son ciertamente:

  • ecología, lo que es bueno para detener los desastres ambientales en estos días,
  • práctica, ya que la energía solar está presente en casi todas partes.

La oblea de silicio es la materia prima más importante con la que se fabrican las células fotovoltaicas. Para producir paneles de película fina, se pulveriza una película fina:

  • el selenio,
  • galio,
  • cobre,
  • indio

en la superficie de plástico o vidrio. Las instalaciones fotovoltaicas tienen una vida útil realmente larga; en Alemania, por ejemplo, algunas ya funcionan durante unos treinta y cinco años. Las ventajas indudables de la fotovoltaica son:

  • sin necesidad de manipulación,
  • vida útil garantizada durante muchos años

En la actualidad, existe un desarrollo dinámico de las instalaciones fotovoltaicas y de todo el sector de esta tecnología en general. Puede decirse que se ha producido una especie de moda de la energía fotovoltaica, que se propone cada vez más como fuente de generación de electricidad. A finales de 2006, ya había 1581 paneles de este tipo en el mundo, con una capacidad de hasta 6890 MW. Al cabo de cinco años, la producción de todos los paneles instalados ascendía a 67.350 MW. A la cabeza de los usuarios del mundo, Alemania ostenta la mayor producción con 32 380 MW. La energía fotovoltaica es actualmente una tecnología en auge y es probable que se utilice ampliamente en el futuro.

¿Cuáles son las responsabilidades de un instalador fotovoltaico?

El trabajo de instalador fotovoltaico es una profesión relativamente nueva y se sabe poco sobre ella. Las funciones de esta persona incluyen:

  • instalación de paneles solares en una zona designada,
  • conectar los paneles instalados al inversor,
  • conexión de toda la instalación al circuito eléctrico del edificio.

No es necesario tener ninguna formación formal en este campo. Sin embargo, es importante estar autorizado por la Oficina de Inspección Técnica y tener derecho a BUITREque le permite trabajar en un entorno eléctrico. Además, debe realizar un curso especializado en un centro especializado y presentarse a un examen estatal, cuya superación le permitirá trabajar como instalador fotovoltaico. El trabajo de un instalador fotovoltaico, aunque aparentemente fácil y sin complicaciones, requiere un gran conocimiento de los sistemas eléctricos y habilidades específicas que no se pueden aprender de la noche a la mañana. Una instalación mal ejecutada por el instalador puede provocar el inicio de un peligroso incendio en el interior del edificio. Por lo tanto, necesitas:

  • un alto grado de meticulosidad y esmero en el trabajo realizado,
  • licencia UDT en vigor,
  • una habilidad manual y técnica impecable,
  • conocimiento y previsión,
  • responsabilidad por el trabajo realizado.
  • actualizar sus conocimientos y mantenerse al día de los cambios tecnológicos,
  • capacidad de concentración durante largos periodos de tiempo
  • la capacidad de mantener la calma en el momento del fracaso o la avería,
  • conocimiento del edificio que se va a explotar

También hay que mencionar que el montador de este tipo de instalaciones trabaja prácticamente sin parar en el tejado de un edificio, por lo que no puede ser alguien que no le guste. Este trabajo también está asociado a muchos accidentes que ponen en peligro la vida y la salud, porque si el trabajador pierde el equilibrio, puede caer momentáneamente al suelo. No es posible que una persona corriente instale correctamente una instalación de este tipo, porque en el mejor de los casos no cumplirá su función por una instalación inadecuada, pero además puede suponer un peligro de incendio para todos los habitantes del edificio. Hoy en día, hay muchas empresas que ofrecen la instalación de sistemas fotovoltaicos, por lo que elegir la oferta adecuada es un reto. Se debe esperar que el futuro instalador tenga los conocimientos adecuados y una excelente formación mediante una certificación oficial.

Instalador fotovoltaico en el trabajo

Cómo adquirir las cualificaciones pertinentes para la profesión

Para convertirse en instalador, es necesario acudir a un curso de formación especialmente dedicado a las autorizaciones de UDT. Una vez que haya estado en contacto con especialistas en la materia y haya recibido formación práctica, deberá realizar un examen estatal, ya que es la única forma de obtener una autorización legal de UDT. Normalmente, estos cursos de formación duran bastante tiempo y se dividen en:

  • la parte teórica,
  • la parte práctica

Es conveniente que preguntes a los expertos que conozcas allí sobre cualquier ambigüedad que se te ocurra, ya que tienes que estar suficientemente informado y ser capaz de afrontar situaciones de crisis. Los expertos profesionales siempre están dispuestos a compartir sus conocimientos y experiencias para salir de los problemas en este tipo de trabajos. Una vez superado el examen estatal, se recibe un certificado especial de instalador de sistemas fotovoltaicos, que expide la Oficina de Inspección Técnica. Desde el punto de vista del cliente, es muy importante averiguar si un empleado tiene ese certificado de competencia, ya que trabajar en los circuitos eléctricos de nuestra casa es una actividad muy arriesgada y delicada. Merece la pena tenerlo en cuenta a la hora de elegir los servicios de un instalador concreto. Para el propio instalador, es muy importante renovar dicho certificado cada cinco años, ya que los conocimientos sobre la energía fotovoltaica están en constante evolución y desarrollo, al igual que este sector de la tecnología. Es importante recordar que la motorización de los sistemas fotovoltaicos no es un trabajo en la línea de, por ejemplo, el montaje de muebles en un piso y la necesidad es:

  • gran responsabilidad,
  • precisión,
  • Estar en posesión de la correspondiente autorización estatal.

Ganancias de un instalador fotovoltaico

La cantidad que puede ganar un montador depende de muchos factores, como por ejemplo

  • lugar de residencia (provincia),
  • de habilidades,
  • reputación entre los clientes,
  • la experiencia en la profesión, el tiempo de servicio que han tenido,
  • los poderes que posee,
  • el tipo de empleo que realiza (contrato de trabajo, comisión, etc.)

Las tarifas vigentes en el contrato de trabajo son de dinero del orden de cuatro mil brutos, hasta un máximo de cinco mil en 2022. Lamentablemente, prácticamente no hay trabajo durante la temporada de invierno debido a las condiciones meteorológicas. El verano y la primavera, en cambio, son periodos de trabajo intensivo y de un gran número de tareas. Se sabe, sin embargo, que el negocio propio, en el que no tenemos un jefe encima, nos reportará mayores beneficios, incluso oscilando en torno a los diez mil zlotys al mes. Como cualquier otra profesión, trabajar como instalador fotovoltaico tiene sus ventajas e inconvenientes, y es usted quien debe decidir si quiere obtener la cualificación necesaria para iniciar una carrera en este sector.